Vicepresidenta de la Asamblea de Madrid

1: 7: 8: 9: 18:

miércoles, 22 de julio de 2009

¿Un cacique en la Federación Española de Municipios?

La Federación Española de Municipios y Provincias está revuelta. Su presidente, el socialista Pedro Castro, personaje conocido por haber llamado “tontos de los cojones” a los votantes del Partido Popular y alcalde de Getafe, tiene a los trabajadores de la FEMP en pie de guerra.

Y es que, desde que en diciembre de 2008 Pedro Castro se hizo con la presidencia de la FEMP, ésta se ha convertido en la “casa de los líos”. El Comité de Empresa de la Federación ya presentó una denuncia contra Castro ante la Inspección de Trabajo por negarse a revelar los sueldos de sus directivos y explicar las razones por las que ha aumentado en un millón de euros los gastos de personal sin contar con los representantes de los trabajadores. Ahora el Grupo Popular en el Congreso ha pedido la comparecencia del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, para que explique las actuaciones que está llevando a cabo la Inspección sobre tan espinosa cuestión.

Paralelamente, el Comité de Empresa también tiene previsto iniciar acciones judiciales contra Castro, como única vía para que éste acceda a presentar los datos sobre los complementos a directivos contratados desde que asumió la Presidencia de la Federación. Pero ésta no es la única cuestión polémica, pues parece que ya ha comenzado la “caza de brujas” en la FEMP con el anunciado cese del secretario general, Gabriel Álvarez, hombre apadrinado por el anterior ministro de Trabajo, Jesús Caldera, y primera víctima política del omnipotente alcalde, que gobierna la FEMP con maneras caciquiles, como si aquello fuera su cortijo particular.

Claro que de cortijos sabe mucho Pedro Castro, que acaba de aprobar en Getafe una cuanto menos extravagante ordenanza destinada a multar todo lo que el alcalde considera “conductas incívicas” como tender ropa en las ventanas, cerrar las puertas con estrépito, hablar alto a la hora de la siesta o dirigirse a él “de manera incorrecta” o con insultos. Cualquier vecino de Getafe que tenga la “incívica” ocurrencia de criticar a su alcalde en voz alta, será multado con 750 euros… Toda una lección de tolerancia.


4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Pedro Castro es de lo peor, lleva años ejerciendo la tiranía y el despotismo en Getafe, donde se comporta como un reyezuelo. Además, como si aquello fuera una monarquía, ha colocado a su hijo de primer teniente de alcalde y sucesor.

25 de julio de 2009, 12:36

 
Anonymous Javier ha dicho...

Lo que tendría que hacer ese señor es dimitir, despues de haber llamado a mas de 10 millones de españoles "tontos de los cojones".

25 de julio de 2009, 12:37

 
Anonymous Frederick ha dicho...

¿Qué se puede esperar de este individuo? Es socialista, y el socialismo es así. Que yo recuerde sólo el liberalismo defiende las libertades individuales de las personas. Todas las decisiones que toma esta gente son liberticidas.

25 de julio de 2009, 23:44

 
Blogger RAFAEL MANCHEÑO ha dicho...

Querida Cristina,

Es una lástima que en los Ayuntamientos haya alcaldes como éste...máxime con la importancia que estas instituciones tienen para los vecinos de un municipio, ya que son las instituciones más cercanas a la ciudadanía de la estructura del Estado...o al menos deberían serlo...claro que si el alcalde piensa que somos unos "tontos de los cojones"...

Un abrazo, Rafa Mancheño.

31 de julio de 2009, 9:46

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal